Ir al contenido principal

El diario de Mina.

Había más secretos en la vida de Gabriel, cosas turbias, cosas que él jamás me diría a pesar de que éramos amigos, lo sabía y estaba bien.

Sin embargo, las cosas cambiaron cuando apareció en mi departamento al día siguiente del funeral. 

-Quise llamarte pero nunca contestaste, supuse que estabas ocupada, triste quizás. Lo cual me hizo venir a ver cómo estabas. 

-Bien.

-No tenía idea de quién era tu padre.

-Y por eso estas aquí.

-Por eso y porque eres mi amiga, quería darte el pésame en persona y ofrecerte mi ayuda para lo que necesites.

-Gracias.

-Vi tu foto en los periódicos.

Entonces pensé que todos habían visto esas horribles fotos mías en el periódico, a estas alturas ya sería imposible ocultar quién era y quiénes eran los miembros de mi familia. 

-Le dieron demasiada importancia al asunto de mi presencia, lo cual es absurdo dado que no se trataba de mí.

-¿Te molestó la nota?

-Absolutamente. 

-No creo que seas lo que dicen.

-Gracias.

-Lo digo en serio.

-También yo.

-Por qué nunca me dijiste quién era tu padre.

-No tenía caso, a nadie le importa, no quería vivir bajo la sombra de mi familia.

-Te habría facilitado las cosas, te hubiera dado mejores oportunidades.

-No quería deberles nada.

-No conocía esa parte de ti.

-No sabes nada de la relación que tengo con ellos.

-Quizás pero tampoco considero que sea prudente subestimar la importancia que tiene tu familia en la sociedad, te hubiera ahorrado tiempo.

-No me estás entendiendo, si llego a dónde quiero deberá ser gracias a mí no a ellos y a los favores que pueda obtener por mi apellido.

-Te entendí perfecto, es que considero que debes hacer lo necesario para llegar a la meta y si tu apellido te facilita las cosas qué mejor que usarlo.

-No pienso igual.

-Esa solo un comentario.

-Además de tus comentarios, qué otra cosa te motivó a venir a mi departamento.

-Decirte que  Fra envió una corona de flores, me pidió que te diera el pésame y que te dijera que tomaras los días que consideres necesarios antes de volver al trabajo, además de los que te di claro.

-Dile que agradezco el detalle pero no es necesario, tomaré los que me pediste que tomara, no más.

-Ro por favor quisiera que fueras un poco menos emocional.

-De acuerdo, quieres saber, te lo diré. Mi padre nos abandonó cuando era muy pequeña, la única relación que tuvo fue con mi hermana, yo viví bajo su sombra, nunca le importé y ahora que está muerto mi presencia es más que innecesaria.

-Por qué fuiste entonces al funeral.

-Hanna me obligó pero ese es otro asunto que no viene al caso.

-Lamento hacerme entrometido en todo esto.

-No tenías idea.

-Soy un idiota, no debí venir y hacerte sentir mal.

-No importa. Si no te molesta debo pedirte que te vayas, tengo cosas que hacer y debo ir con mi familia. Te llamaré cuando me desocupe.

-Bien, espero tu llamada y si necesitas algo más, no dudes en llamar.

-Lo sé, gracias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,