Ir al contenido principal

Piensa en mí.

La música dejó de sonar, se escucharon un par de gritos y Lili aseguró la puerta de su habitación y metió la cabeza bajo la almohada de su cama para no escuchar la discusión de sus padres.


Secó sus lágrimas con la mano y observó cómo la lluvia formaba figuras sobre su ventana.

Pronto cumpliría la mayoría de edad y tomaría las riendas de su vida, se iría a Europa y se olvidaría por completo de sus padres, prefería mil veces entrar con su abuelo.


Lili no creía en los cuentos de hadas, mucho menos esperaba que un príncipe apareciera frente a su puerta para salvarla. Tenía un sueño y sabía que de ella dependía volverlo realidad.


La última noche de Julio  antes de que partiera a Europa escribió una última página en su diario, lo cerró con llave y lo ocultó en el fondo del armario. Colgó la llave en su cuello y cerró la puerta de su habitación.


5 años más tarde.


Lili esperaba impaciente a que él se girara y la viera aunque solo fuera por un momento, pensaba, estaba convencida de que si la veía se olvidaría por completo de su hermana y huiría con ella. Empezarían una vida juntos y luego llegarían infinidad de momentos felices. 


Cuando él finalmente salió de la habitación la miró, le dedicó una sonrisa y continuó su camino hasta que al llegar al final del pasillo, se detuvo y retrocedió un par de pasos.


-Lili -susurró entre dientes.


-Por favor no te cases, vas a ser muy infeliz si lo haces.


-Nada de lo que digas me hará cambiar de opinión.


-Sé que no la amas.


-Es tu hermana de quien hablas.


-Eso no me importa, es a ti a quien quiero. Con mi hermana he tenido poco menos que una relación de amistad.


-Las une la sangre.


-Más allá de eso no existe otra cosa.


-Por favor no digas más tonterías. No tengo mucho tiempo y solo quiero decirte que dejes de buscarme.


-No puedo hacerlo.


-Tendrás que hacerlo, no quiero problemas por tu culpa.


-Si los tienes será porque ella se dará cuenta de que no la amas, vas a hacerla infeliz y tu de paso.


-Ese será mi problema.


-Eres muy testarudo.


-No soy yo quien está suplicando.


-Bien, no diré nada más, luego de la ceremonia me iré y no volverás a verme nunca más.


-¿Es una amenaza?


-Un comunicado.


Lili apresuró el paso y salió del hotel limpiándose las lágrimas que escurrían por sus mejillas. Entre tanto él se quedó de pie al filo de la escalera y pensativo, se sentó en la orilla y llevó sus manos a la cara, sabía que ella decía la verdad pero no podía echarse para atrás, todos sus amigos y familia estaban en Milán para la boda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,