Ir al contenido principal

Jeremy.

Sienna cerró su diario y observó hacia la ventana. ¿Acaso no era ella igual a Julieta?, tampoco  había opuesto resistencia cuando su padre la envió al internado.

Acató sus órdenes y no le dio mayor importancia al hecho de lo que marcharse representaba. Incluso cuando su madre murió y su padre ordenó no dejarla salir del internado, guardó silencio y no se opuso, creyó que era mejor si no la veía en el féretro.

Aventó el diario contra la pared, abrió las puertas del armario y sacó un hermoso vestido blanco con filos dorados en diagonal, se amarró el cabello y salió de la casa nuevamente. Esta vez deambuló por la carretera, hacía frío, se arrepintió de no haberse puesto un abrigo, unos guantes o quizás un gorro.

Se encorvó y caminó hasta que sintió congelados los muslos, entonces un auto se detuvo. Al interior viajaba un hombre, ella sintió nauseas al ver la manera en que se escarbó la nariz luego de ofrecerle un aventón.

Tragó saliva y le sonrió, prefería congelarse antes que subir al auto de un extraño, en especial cuando ese extraño era un tipo tan desagradable.

Continuó caminando hasta que llegó a una cabaña, tocó la puerta un par de veces sin que nadie respondiera, entonces abrió la puerta y se coló al interior.

En la chimenea se encontraba una olla de café, frotó sus manos cerca del fuego un par de minutos.

-Qué haces aquí, cómo entraste.

-La puerta estaba abierta, afuera hace frío.

-¿Y eso te da derecho a entrar sin permiso a una casa que no te pertenece?

-Lo siento, sé que no debí hacerlo pero me estaba congelando, toqué varias veces y nadie respondió, supuse no había nadie.

-Te equivocaste. 

-Lo siento, me iré de inmediato.

Él se acercó a la puerta cortando el paso, ella se estremeció.

-¿Me dejarás pasar?

-Por qué no te quedas a tomar un café conmigo.

-Porque no creo que sea correcto después de que me metí sin permiso a tu casa.

-Cómo si no nos conociéramos.

-Minutos antes acabas de actuar como si no fuera así.

-Es parte del juego -dijo y se sentó.

-¿Cuál juego?

-El de cazar al ratón.

-Supongo entonces que tu eres el sagaz  gato.

-Podrías ser tu.

-Cómo te llamas, la otra vez no me dijiste tu nombre.

-Es probable que lo hayas olvidado.

-No tengo tan mala memoria amigo de Mau.

-Jeremy, me llamo Jeremy pero mis amigos me llaman Jer.

-Un placer conocerte formalmente.

-Lo mismo digo, y ahora que ya nos conocemos, ¿aceptarás mi invitación a tomar un café?

-Claro, no quiero volver afuera, además hace frío y no tengo a dónde ir.

-¿Me dirás qué pasa?

-Tal vez después.

-Bien.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su
Estimados lectores una disculpa por no publicar el jueves pasado, tuve un imprevisto que me impidió compartirles un post. Este jueves será publicado el último del año, tomaré una semana pero nos leemos el 4 de enero del 2022. Gracias por el tiempo que se toman al leerme, ¡felices fiestas!