Ir al contenido principal

El reencuentro

 Lili se aferró al vidrio del aeropuerto,  conservó hasta el último momento la esperanza de que él volviera y cuando el avión despegó se desplomó en el suelo.

Si no hubiera sido tan arrogante, si hubiera tenido otra perspectiva jamás habría dejado que él se fuera. Ahora era tarde, nada podía hacer, lo había perdido para siempre.

A donde sea que fuera pensaría en él porque lo amaba a pesar de todo. 


1 mes después.


Lili revisaba unas notas y bebía café mientras esperaba  a que su vuelo saliera. Había decidido mudarse porque creí que Andrés no volvería, se había ido sin dar explicaciones y en un mes no había tenido noticias de él.

Nunca hubiera imaginado que lo iba a encontrar ahí. 

Andrés apareció al final de la escalera, tan pronto la vio, sin pensarlo, se acercó a ella.

Al sentir la presencia de alguien frente a ella levantó lentamente la mirada. Apenas podía dar crédito a lo que veía.

Le pareció una ironía que él estuviera ahí después de tantas semanas.

-Lili -susurró emocionado, los ojos le brillaron.

-Andrés.

-¡Lili! -repitió y extendió sus brazos.

Ella se puso en pie y correspondió a su efusión. El mismo aroma que recordaba y la envolvía en tantos recuerdos. Su corazón vibró y esbozó una sonrisa llena de satisfacción.

-Volviste...

-1 mes, esperé 1 mes por este momento. 

-De todos los lugares del mundo jamás imaginé que terminaría encontrándote aquí.

-Me facilitas las cosas, planeaba irte a buscar.

-Y no me hubieras encontrado, de hecho -volteó a ver sus cosas sobre la mesa-, mi vuelo sale en unos minutos.

-¿A dónde te vas?

-Recibí una oferta laboral, no podía rechazarla. Cuando te fuiste muchas cosas cambiaron y no tuve opción, era eso o terminar vendiendo todo lo que tenía, estaba en banca rota.

-No todo fue así, no quisiste escucharme y en ese momento estaba atravesando por tantas cosas. La muerte de mi madre, el divorcio de mi hermana...tuve miedo de perderte y fue justamente lo que pasó.

-Creí que me estabas excluyendo de tu vida porque nunca me dijiste nada, tuve que enterarme por terceros lo que pasaba y me sentí tan decepcionada.

-Lamento no haberte dicho nada.

-No fue por eso que me sentí así sino porque no te entendí. Fui tan injusta contigo.

-Digamos que no fue culpa de nadie.

-Sí.

-Qué va a pasar con nosotros ahora.

-Pensé que ya no había un "nosotros", me hice a la idea de que no volverías.

-¿Entonces no estoy en tus planes?

-¿Estarías dispuesto a mudarte?

-Ahora no.

-Me gustaría decir que no esperaba que dijeras eso pero no. Entiendo lo difícil que es para ti volver y encontrarte con todos estos cambios.

-Pero no he dicho que nunca lo haré, necesito resolver unos asuntos con la empresa y después puedo alcanzarte.

-¿De verdad?

-Sí. Estoy dispuesto a olvidar lo que pasó y volver a empezar. Creo que vale la pena hacerlo, intentarlo.

-Te debo una disculpa, fui muy arrogante, pretenciosa e inmadura. Este tiempo que hemos estado separados me hizo darme cuenta de muchas cosas, de todos los errores que cometí al estar contigo y de lo poco comprensiva que fui. Me avergüenzo de mí comportamiento.

-No esperaba que pidieras una disculpa.

-Lo sé.

-Te extrañé tanto Lili. Me contuve todo este tiempo para no llamarte, también estaba enojado por lo que pasó pero luego entendí que no tenías todo el panorama de las cosas, solo creíste una parte y yo no estaba en condiciones de explicarte todo por lo que atravesaba. Ahora es diferente.

-No tienes que darme explicaciones de nada.

-Solo quiero que sepas que te apoyo en lo que hagas.

"Pasajeros del vuelo 309 favor de abordar por la puerta 5" 

-Debo irme.

-Me iré contigo ahora, resolveré mis problemas mañana o la próxima semana.

-¿Seguro?

-Totalmente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks