Ir al contenido principal

En silencio.

-Por qué si se aman no pueden estar juntos.

-Porque ya han estado juntos y las cosas no funcionaron para ninguno de los dos, fue por ello que decidieron alejarse, hacer cada quien sus vidas y amarse en silencio.

-Es ridículo, por qué amarse en silencio, están desperdiciando sus vidas.

-Así se llevan mejor.

-¿Te parece?

-Creo que sí.

-Si de verdad la amas vuelve a su lado, sé feliz. Imagina que la vida está a punto de acabar, vas a arrepentirte si no lo haces.

-Tengo a Dany, no puedo dejarla así nada más porque además la quiero.

-Amar no es lo mismo que querer. Estoy segura de que harías cualquier cosa por Raquel.

-También por Dany.

-Es que no entiendes.

-Bueno de qué lado estás.

-Quiero que seas feliz, que tu vivas la historia que yo no pude vivir por miedo. Tu eres valiente, puedes vnolver a empezar a mí me falta entereza.

-Necesito pensarlo, la última vez que estuvimos juntos las cosas no funcionaron y no quiero que vuelva a pasarnos lo mismo, no podría soportarlo.

-Eran más jóvenes, las cosas no se tienen que repetir, han madurado, bueno eso quiero pensar.

-Estás en lo correcto.

-No entiendo cómo puedes vivir ocultando ese sentimiento. Cómo llegas a tu casa y ves a Dany mientras piensas en Raquel.

-Trato de no pensar en ella, tenemos un acuerdo y así nos han funcionado las cosas.

-Como digas.

-Me iré la semana entrante con Raquel por cierto.

-¿A dónde?

-A Córdoba.

-Asumo que Dany no sabe que irás acompañado.

-No tiene porqué saberlo, además creo que no le importa.

-Tienen una relación rara.

-Soy un espíritu libre y ella no se opone a que salga y me divierta, cada quien tiene su vida. Estamos juntos pero en diferentes cosas.

-Eso veo. ¿Sabes qué deberías hacer?

-Qué.

-Dejar a Dany, de alguna manera la estás engañando y eso no es justo para ella, deja que sea feliz con alguien más. Probablemente ella quiere casarse y tu no estás dispuesto a darle una vida de casados.

-Eso nunca le ha interesado. Y respondiendo a tu sugerencia tampoco pienso dejarla, quizás más adelante, la verdad es que ahora estoy tranquilo con ella.

-Llevas una doble vida.

-Una doble vida, que puritana eres.

-Solo digo lo que nadie más se atreve a decirte.

-¿Justo ahora?, siempre has sido mi alcahueta.

-Sí pero no me lo tomes a mal, sé que Raquel y tu deberían estar juntos y para que eso suceda deberás dejar a Dany. 

-Ni siquiera te voy a decir que lo voy a pensar porque no lo haré, ese tema está cerrado, no pienso dejarla.

-Seguirás con ambas.

-Sí, así soy feliz.

-Quién soy yo para juzgarte. Haz lo que quieras entonces.

-Qué hay de ti. ¿Cuándo le dirás que sí a Ricardo?

-No creo en el matrimonio.

-El matrimonio no es para ti pero sí para Dany, que rara eres.

-Es que Dany ya aceptó vivir contigo, yo no quiero vivir con Ricardo, estamos mejor así cada quien en su departamento.

-No seas cobarde, acepta su oferta.

-No lo amo lo suficiente, aún no.

-La costumbre te hará amarlo.

-Eso es muy patético, quiero encontrar a alguien que me haga vibrar, que me robe el aliento, quiero encontrar a esa persona por la que viva día a día, que me despierte con un beso. Ricardo es muy plano, no me veo a su lado en una familia o así.

-Para eso sirve vivir juntos.

-Claro, no quiero arriesgarme. ¿Nos vamos?, aún debo pasar al súper.

-¿Quieres que te lleve?

-Está bien, prefiero caminar.

Edgar entró a su departamento, Dany aún no había llegado. Se sentó a escribir un mail para Raquel.

"En silencio nos miramos a los ojos, entrelazamos los dedos pensando en el pasado, imaginamos el futuro.  Sonrío pensando en aquellas probabilidades que jamás van a cumplirse porque pertenezco a alguien más.

Te amo, siempre lo haré pero nuestras vidas quizá nunca encuentren el camino que las una nuevamente.

Estamos mejor así, cada quien por su lado porque la pasión es mayor cuando al fin nos encontramos."


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,