Ir al contenido principal

A tu lado. Cap 9 parte 1

 Jennifer Jenkins se tomó un par de fotografías con unos amigos, en medio de las luces del flash que cegaban sus ojos pudo distinguir a Derek Loyd, su abogado.

Se disculpó y se acercó a él, lo saludó dándole un beso en la mejilla y lo tomó del brazo para dirigirlo a uno de los salones contiguos del hotel.


-Que bueno que llegaste, por un momento creí que no vendrías.


-No podía faltar a tu gran noche ¿cómo estas? ¿te encuentras bien? -preguntó Loyd.


-Tanto como se puede estar al pasar por una situación así -respondió y jaló disimuladamente su vestido mientras volteaba a todos lados nerviosa.


-¿En dónde esta Kenneth?


-No lo he visto desde que empezaron las entrevistas.Supongo que se marchó.Es mejor así, no tengo que soportar su hipocresía -respondió decepcionada.


-Siempre he creído que tu éxito lo opaca.


-Él tiene sus demonios, no acepta con facilidad que las demás personas tengan más éxito que él.


-¿Un tanto egoísta de su parte no lo crees?


-Muy egoísta diría yo  -sonrió nerviosa.


-Necesito que vayas a mi oficina el lunes a primera hora, tenemos que detallar los términos de tu divorcio.


-¿Puedes arreglar todo tu? Esta semana estaré ocupada con las presentaciones demás,mi hija vino de Praga.


-¡Evangeline, qué sorpresa!


-Sí, se casará en dos semanas en Malibu.


-Entonces necesito que me des tu autorización para redactar el acta bajo mis propios términos, tengo entendido que se casaron bajo el régimen de bienes mancomunados.


-No quiero nada de él si eso significa alargar el proceso.


-¿Vas a cederle tu parte?


-Eso ya no me interesa, sólo quiero librarme de él lo antes posible.


-Jenny no creo que eso sea lo más prudente, sé que estas molesta pero debes pensar en tu futuro.


-No necesito nada de él.


-En cambio él puede aprovecharse de la situación  y quitarte parte de lo que tienes ¿en verdad quieres que eso suceda?


Antes de que pudiera responderle apareció el señor West interrumpiendo su conversación.


-¡Derek que bueno que te encuentro! -dijo  y le dio una palmada en la espalda.


-Señor West un placer saludarlo como siempre.


-¿Tienes listos los papeles?


-Se los llevaré mañana mismo a su casa si así lo requiere.


-Me parece perfecto, entre más rápido firme será mejor. ¿Modificaste mi testamento como te lo pedí?


-Todo esta listo.


-Entonces puedo morir en paz -sonrió satisfecho.


-¡No diga eso señor West! Le quedan muchas cosas por vivir.


-Tal vez Derek, en fin, ya no los interrumpo, estoy buscando a Kenneth ¿lo han visto? Necesito decirle que a partir de mañana Alexander tendrá el poder absoluto de la empresa.


-¡Vaya! Eso sí que pondrá de buen humor a Kenneth -respondió Jenifer con un tono de ironía.


-Creo que es lo mejor que puedo hacer, confió en que sabrá sacar a flote los problemas de la empresa.


-Actuas como si te estuvieras despidiendo.


-Sólo quiero dejar todo en orden, no tener ningún tipo de pendiente -respondió con sensatez el señor West.Jennifer sonrió agradecida por brindarle esa confianza a su hijo-. Bien, seguiré buscando entonces. Te veré mañana Derek -dijo y se marchó.


-¿De verdad crees que esta tomando la decisión correcta?


-No lo sé Derek pero conozco muy bien a Kenneth y sé que por el rencor que le profesa a su padre, es capaz de hundirlo.


-Ya veo.


-Gracias por estar aquí.


Derek sonrió, tomó su mano y le dio un discreto beso.


-Haría cualquier cosa por ti, creéme, es decir eres una gran amiga -respondió disimulando el interés que tenía por ella.


-Te lo agradezco Derek -hizo una pausa y prosiguió-, ya no soy una niña, se muy bien las intenciones detrás de tus palabras y quiero que sepas, que si Kenneth no estuviera a mi lado sería muy fácil corresponderle a alguien como tu pero...


-No te estoy pidiendo nada -dijo y tomó sus manos.


-No quiero darte falsas esperanzas.Aún divorciada, sé que mis hijos tomarían como traición hacia su padre el que te correspondiera.


-Esperaré -la miró con calidez y le brindo confianza.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,