Ir al contenido principal

Tanto que decir.

En medio de la noche y envuelta en un sobresalto abrió los ojos. Sintió una extraña opresión en la frente y al llevar sus manos a su cara notó que tenía una venda. 

Se puso en pie y se dirigió al baño, no recordaba nada de lo que había pasado ni siquiera los motivos por los cuales se había lastimado. Se retiró el vendaje y vio que tenía un parche lleno de sangre, intentó mover la frente pero no sintió más que un intenso dolor puntual.

-¿No puedes dormir? 

Ella se giró al ver a un hombre parado en la puerta, pensó que debía conocerlo pero  no lo recordaba. Lo miró ansiosa y sin decir una palabra.

Él entró al baño y revisó los medicamentos.

-Me parece que te toca el analgésico -dijo y le entregó el frasco en la mano -ella lo sujetó y vio como le servía agua en un vaso para luego dárselo-. Anda, tómalo te ayudará a sentirte mejor. Ahora volvamos a la cama, mañana tengo que levantarme temprano.

Ella caminó a su lado tratando de recordar su nombre pero nada venía a su mente, pensó que quizás el dolor estaba bloqueando su mente. Se recostó en la cama y él la cubrió con las sábanas para luego recostarse a su lado.

A la mañana siguiente cuando abrió los ojos él se había ido, el desayuno estaba sobre la mesita de centro que estaba en la habitación junto con una nota.

"Volveré a la 1 para llevarte al doctor".

Se apresuró a bañarse y se cambió, cuando volvió a verse al espejo una imagen vino a su mente, ella estaba frente al volante de su auto, la sangre que brotó de su frente empezó a escurrir por encima de su ropa y sobre sus manos. El cofre del auto sacaba una densa nube de humo.Su cabeza empezó a doler, trató de quitarse el cinturón pero no pudo entonces un bombero rompió la puerta con una sierra eléctrica, la tomó entre sus brazos y la sacó del auto.

Sintió que caería al suelo, se recargó en la pared y esperó a que todo dejara de darle vueltas antes de dar un paso.

¿Quién era ese hombre que estaba a su lado?, por qué no podía recordarlo.

-La herida está perfecta, no te quedará cicatriz, no se comprometieron los músculos faciales y aunque es probable que tardes en recuperar un poco la sensibilidad estarás como nueva en tres meses. El viernes te quitaré los puntos. ¿Tu esposo está afuera?

-Eso creo.

-Bien, necesito hablar con él mientras ve con mi secretaria para que te dé unas cremas.

Lilith esperó a que él saliera, hasta ese momento no le había dirigido una sola palabra, para ella él era un completo extraño, alguien a quien posiblemente no hubiera volteado a ver en una fiesta, por qué estaba con él entonces. 

-El doctor te mencionó cuándo recuperaré la memoria.

-Dijo que se debe al shock, que tu mente está bloqueado ese momento y por alguna razón todo lo demás peor no hay una fecha exacta para que recuperes tus recuerdos.

-¿Tuve un accidente?

-Sí.

-Sabes qué pasó.

-Solo lo que dijeron los policías.

-Entonces no ibas conmigo.

-No.

-Por qué.

-A qué viene tanta pregunta.

-No puedo recordar nada de lo que pasó, esperaba que al menos me ayudes respondiendo unas preguntas.

-Hablaremos después, ahora debo volver al trabajo. Te veré en la noche.

Lilith bajó del auto y entró a la casa que hasta ese momento le parecía desconocida. Se quitó los zapatos y se recostó en la cama, cuando el timbre sonó bajó sigilosa a abrir. Un mujer de cabello rubio se giró y la abrazó.

-¿Qué te dijo el doctor?

-Me verá el viernes.

-Hace mucho calor afuera, por qué no vamos al jardín y me sigues contando. ¿Raquel no vino?

-Quién.

-El ama de llaves.

-No.

-Ay mujer creo que estás más perdida que lo habitual.

-Solo un poco, no recuerdo muchas cosas.

-Soy Lore -lanzó una carcajada-, me recuerdas, ¿no?

-No.

-Mejor, así podemos empezar de cero, bromeo vamos también perdiste el sentido del humor.

-Solo quiero saber quien soy, me siento como una extraña en esta casa y él.

-Demian.

-Demian, sí. Él no me dice nada, ¿cuándo fue el accidente?, ¿sabes qué pasó?

-Ibas en la carretera.

-Por qué.

-No lo sé por muchas razones, porque quieres salir, por que ibas a algún lugar no lo sé, no te pongas así. No hay ninguna situación extrema en tu accidente.

-Quisiera al menos recordar qué hacía en la carretera.

-¿Es normal que te sangre?

-Sí, el doctor me hizo un lavado que dolió más que la herida. Estoy bien descuida. 

-Ok.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,