Ir al contenido principal

Capítulo 11, parte 1

  Nina abrió los ojos, eran casi las 9.Se levantó apresurada se dio un baño, se puso un pantalón entallado, unas botas y una blusa de seda roja transparente que cubrió con un chaleco tejido y un abrigo.

 Tomó su réflex, su bolsa y salió del departamento corriendo atando su cabello húmedo en un chongo despeinado.

Tomó un taxi y mientras se dirigía al Regent le envió un mensaje a Ryan, necesitaba ir por sus cosas al departamento ese mismo día.


Dentro del oscuro teatro sólo las luces violeta del escenario iluminaban el lugar. Nina cruzó el pasillo buscando donde  sentarse, el lugar estaba abarrotado de periodistas y fotógrafos.

El equipo de seguridad del grupo  "Emmet" contenía a los camarógrafos.


-¡Nina! -gritó Amy y se acercó a ella- creí que no vendrías, no he sabido nada de ti desde que te fuiste a Viena. ¿Estas molesta conmigo?


-Lo siento Amy, ya te contaré después pero no estoy molesta contigo -dijo y la abrazó.


-Ven -la tomó de la mano- tengo unos lugares reservados, Nathan quiere las mejores fotografías que puedas tomar.


-De acuerdo.


-¿Cómo estas? ¿Qué pasó en Viena? Te perdí la pista por completo, Nathan se puso como loco para variar al no tener noticias tuyas.


-Es una larga historia.


-Bueno pues tenemos 80 minutos  para que me la cuentes.


-Tuve algunos problemas en Viena cuando Ryan apareció  armándome un escándalo gracias a las intrigas de Hayden.


-¡Esa zorra!


-Sí, me dejé llevar por el rencor y le confesé a Jeremy lo que en realidad había pasado en Nueva York.


-¡Hiciste qué!


-¡Lo sé! No estuvo bien pero no tenía otra opción, Hayden me orilló a hacerlo. Alexander escuchó cuando Jeremy me decía que no había podido olvidarme, había bebido demasiado y habló de más.Yo intenté explicarle que todo había sido un mal entendido pero él se marchó sin escucharme.


-¿Por qué no volviste a casa entonces?


-Tyler me llevó a Praga para que pudiera hablar con él pero eso fue imposible así que me llevó a casa de Douglas. A la mañana siguiente cuando ellos regresaron me encontraron ahí. Hayden me armó un escándalo culpándome de su ruptura y forcejeamos en las escaleras,ella estaba como loca y -hizo una pausa al recordar lo que había pasado.


-¿La empujaste?


-¡Cielos no! -gritó petrificada.


-¡Esa tipa esta desquiciada! -gritó haciendo que quienes se encontraban a su lado voltearan a verla molestos- ¡Lo siento! -susurró- ¿Y qué pasó entonces?


-Ella se lanzó,desde luego nadie me creyó.Me mantuvieron encerrada en una de las habitaciones de húspedes de la casa hasta que llegó mi padre a rescatarme -los ojos se le llenaron de lágrimas.


-¿Y Helen no te defendió? Es decir ¿estuvo de acuerdo en que te hicieran eso?


-Ella se puso del lado de su familia.


-¡No puedo creerlo!


-Esta bien, terminé de ubicar mi posición en su lista afectiva, jamás volveré a verla.


-Siento escuchar todo eso.


-Douglas amenazó con levantar cargos si algo le pasaba a su hija o a su nieto.


-No puedo creer que te hayan hecho eso -dijo decepcionada- ¿Y Alexander, qué pasó con él?


Nina sonrió y se sonrojó, antes de que pudiera contestar los gritos de algunas fanáticos que habían sido invitados a la conferencia no se hicieron esperar al ver a "Emmet" salir al escenario. Nina tomó su cámara y empezó a tomar fotografías de la banda mientras daban un mini concierto de su nuevo disco.


-Nos vimos anoche.


-¿Cómo? Creí que se había quedado en Praga.


-Su familia vive aquí así que él vino a verlos.Nos encontramos por casualidad.


-Y pasaron la noche juntos.


-No es lo que tú crees.


-¡Entonces cuéntame!


-No podía dormir así que salí a tomar un café y coincidimos. Encontrarlo fue una gran sorpresa,  conversamos un rato y después nos despedimos.


-¿Sólo eso? -preguntó descreída.


-Nos besamos -se sonrojó y los ojos se le iluminaron-. Disfruto mucho su compañía, cada que me besa siento como si todos mis problemas dejaran de existir, estamos sólo él y yo. ¡Que estúpido!¿no? jamás había sentido algo así por nadie -añadió ilusionada.


-¡Wow!  me parecía que no era algo tan serio.


-Tal vez no lo sea.


-¿Porque tiene que regresar a Praga?


-Como te dije tiene familia aquí y una de las razones por las cuales vino es porque su abuelo esta muy enfermo y quiere que se haga cargo de su empresa.


-¿Empresa? ¿Eso quiere decir que es rico? ¿Entonces qué hacía viviendo como marginal en Praga?


-A decir verdad vivía bastante cómodo.


-Así que de ser un bailarín pasó a ser el dueño de una empresa.


-No creo que estar detrás de un escritorio lo haga feliz.


-¿Entonces no aceptará el puesto?


-Lo hará si yo me quedo aquí.


-¿Cómo que si te quedas aquí, a dónde tienes planeado ir? -preguntó extrañada.


-Recibí una propuesta de trabajo, es en Nueva York.


-¡Qué! ¿Por qué no me habías dicho nada? -reprochó sorprendida.


-Es que ya no estoy  segura de que sea lo que en verdad quiero hacer, es decir cuando estaba con Ryan lo tenía muy claro pero con Alexander todo es diferente,me recordó lo mucho que me gusta el are visual. Tomar fotografías para un periódico no es precisamente como quiero vivir el resto de mi vida.


-¿Entonces?


-Si acepto el trabajo tendría que dedicarme de lleno a mi carrera, no tendría tiempo para montar una exposición.


-Ha pasado mucho tiempo desde que lo hiciste, para un artista es esencial  mantenerse vigente.


-Lo sé -musitó.


-Si es lo que en verdad quieres hacer yo te apoyo -sonrió y la abrazó.


-Tengo que pensar muy bien lo que haré, no quiero equivocarme.


-¿Cuándo se lo dirás a Nathan?


-Aún no lo se, no creo que tome con agrado mi renuncia.


-¿Ya te diste cuenta que él no ha dejado de quererte?


-Sí, esa es otra de las razones por la cual aceptaría el trabajo en  Nueva York.


Nina miró su reloj, se hacía tarde y había quedado de verse con Ryan para recoger sus cosas.Guardó su réflex apresurada y se levantó de su asiento.


-¡Tengo que irme!


-¿A dónde vas?


-Quedé de verme con Ryan para recoger mis cosas de su departamento.


-Por cierto ¿en dónde te estas quedando?


-Con mi papá.


-Asumo que Marcus ya sabe lo que pasó entre tú y él.


Nina la miró con tristeza y por un momento hubo un silencio incómodo que Amy disfrazó cambiando la conversación.

 

-¿Recuerdas a Gery? 


-¿Gery? 


-Gery Conrell.


-¿Qué hay con él?


-Nos hemos estado whatsappeando y vendrá este fin de semana a verme.


-¡Amy! 


-No se, he estado pensando que quizá es tiempo de sentar cabeza y finalmente estabilizarme con alguien.


-¿De verdad te gusta?


-Es lindo ¿no crees?


-Bueno no lo sé, te acostaste con él sin conocerlo, supongo que ahora que lo hiciste descubriste quien es en realidad.


-Él y yo tenemos una conexión especial,me gusta mucho. ¿Irás a la exposición de Ravul Mayak?


-Sólo un rato, quedé de verme con Alexander.


-¿Nathan lo sabe?


-¿Saber qué?


-Que no estarás con él toda la noche.


-No y espero no le moleste -volvió a ver su reloj- ¡Tengo que irme o no llegaré a tiempo!


-¿Quieres que te acompañe?


-Creo que alguien tiene que quedarse a hacer la entrevista.


-Ten mucho cuidado ¿quieres?


-Lo haré. ¿Te puedo dejar mi cámara?


-¡Seguro!




Nina salió del teatro y caminó hasta la estación del metro, ya iba bastante retrasada. Le envió un mensaje a Ryan y se sentó junto a una de las ventanas mientras pensaba en Alexander. 


El concierto terminó y luego de unos minutos  Emmet se retiró del escenario.El staff se apresuró a colocar sillas y mesas para la rueda de prensa.

Alexander vio a Amy entre la multitud y se acercó a ella tomándola por sorpresa.


-¡Amy!


-¡Hey! ¡que elegante! -dijo al verlo de traje- ¿de dónde vienes?


Alexander sonrió, no consideró prudente hablar de su vida con Amy, mucho menos decirle que acababa de convertirse en el nuevo dueño de Sideria.


-¡qué haces aquí!


-Vine a buscar a Nina.


Ella se sonrojó, no estaba segura de que él supiera a dónde estaba y no quería meterla en problemas.


-¿No te dijo a dónde iría?


-Por eso estoy aquí,no voy a dejarla ir sola.


-Siento decirte que no la encontrarás, ella se marchó hace media hora.Sí que eres oportuno -dijo burlona.


-¿Sabes en dónde vive Ryan?


-¿Por qué? ¿vas a ir a buscarla allá? -lo cuestionó preocupada.


-¿Tendría algún inconveniente?


-Sabes que tu presencia podría complicar las cosas.Ryan es muy violento.


-No puedo dejarla sola, tú viste lo que pasó en Praga.


-¡Oye, que quede claro que no estuve de acuerdo en dejarla ir sola pero era su decisión y yo tenía que quedarme a hacer la entrevista!


-No te estoy reprochando nada. ¿Me dirás en dónde vive Ryan entonces? 


-Es que no quiero causar más problemas.


-Lo harás si no me dices dónde encontrarla.


-De acuerdo pero si te pregunta dile que no fue fácil sacarme la información.


-Trataré de convencerla de ello -sonrió confidente.


-¡Oye! -sacó una hoja de su bolsa y anotó la dirección- No caigas en las provocaciones de Ryan, suele ser muy persuasivo y puede meterme en un problema mayor.


-No dejaré que la vuelva a lastimar.


-¡Sólo intenta no caer en su juego! -suplicó antes de darle la hoja.


-De acuerdo.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,