Ir al contenido principal

Capítulo 14 parte 2

 El camillero entró al cuarto y colocó a Nina en la camilla, la enfermera colocó el suero sobre el regazo de la joven y Marcus tomó su mano.Mientras se dirigían a planta baja acarició su rostro y contuvo sus ganas de gritar por la frustración que le provocaba verla en ese estado tan decadente.

Se sentó en unas sillas en la sala de espera y cruzó la pierna pensativo. 

Un hombre de aproximadamente 34 años, robusto con el cabello relamido y un saco oscuro se acercó a él.


-¿Señor Morgan?


-¿Sí? 


-Siento molestarlo, soy el detective Simons -mostró su placa- quisiera hacerle un par de preguntas si no le importa.


-Trabaja usted muy temprano.


-Sólo cuando tengo un caso que me interesa resolver.


-Ya veo.


-¿Puede acompañarme? Será mejor que hablemos en un lugar privado, lo que le voy a decir es confidencial.


-De acuerdo.


Simons abrió la puerta y ambos caminaron hasta la cafetería, salieron a la terraza y se sentaron en una de las mesas.


-Supongo que el Doctor Philips ya lo puso al tanto de lo sucedido.


-Lamentablemente sí.


-Luego de la denuncia que hiciera el hospital respecto a las supuestas agresiones de las que su hija fue víctima volvimos al lugar de los hechos a realizar la investigación pertinente.Supongo que usted estaba al tanto de la relación que su hija mantenía con el señor O'conell.


-Así es.


-Sabrá entonces que el señor O'conell vivía en uno de los departamentos del conjunto Da Vinci y que la señorita Morgan compartía con él.


-Desde luego -respondió cortante.


-¿Alguna vez fue testigo de algún tipo de violencia que él ejerciera sobre ella? 


-No.


-Encontramos las maletas de la señorita Morgan en el departamento, como si fuera a mudase.¿Sabe usted si habían peleado?


-Esas cosas debería preguntárselas a ella.


-Uno de los vecinos del edificio nos refirió que vio salir a un joven luego de que escuchara gritos en el departamento del señor O'conell ¿tiene usted idea de quién pudo ser?


-¿Por qué habría de saberlo?


-Las hijas mantienen un vínculo de complicidad con sus padres, quizá Nina le mencionó que salía con alguien más.


-¡Discúlpeme detective...!


-Simons, detective Simons. ¿Qué hizo ayer?


-Estaba en Long Beach atendiendo un negocio.


-¿En dónde trabaja?


-Soy socio en Barnes, escuche detective no entiendo por qué me esta interrogando a mi y no a Ryan, él es el único culpable de toda esta desgracia.


-Señor Morgan, hallaron el cuerpo sin vida del señor O'conell.


-¡Qué cosa! -dijo impresionado.


-Tenemos un detenido, encontramos sus huellas y su ADN en el lugar. Creemos que se trató de una discusión de amantes, un triángulo amoroso. Dígame ¿el nombre de Alexander West le suena familiar? 


-¿Alexander West? -tartamudeó- Es un amigo de mi hija.


-Escuche necesito la declaración de la señorita Morgan -sacó su tarjeta- en cuanto ella despierte le agradecería que me llamara de inmediato.


-Desde luego.


-Gracias por su tiempo -añadió y se dispuso a marcharse.


-¡Detective!


-¿Dígame? -se detuvo y regresó- Mencionó que encontraron el ADN de Alexander en el departamento de Ryan.


-Así es.


-¿Cómo fue que lo identificaron? ¿Acaso tenía antecedentes?


-En absoluto, nos reportaron del hospital que recibieron a un herido con arma blanca, de hecho nos facilitaron las cosas, al parecer el señor O'conell y el señor West tuvieron una pelea.


-Entiendo.


-De acuerdo, muchas gracias por su cooperación.



Marcus tomó su celular y llamó de inmediato a Loyd, necesitaba ponerlo al tanto de la situación legal de Alexander.Le pareció que merecía su ayuda si fue capaz de enfrentar a Ryan y defender a su hija.


Cuando terminó su llamada entró a la cafetería y para su sorpresa fue interceptado por Nathan y Amy.


-¡Señor Morgan, que bueno que ya esta aquí! -gritó Amy y corrió a alcanzarlo- No sabíamos en donde buscarlo, ¿ya le dijeron como esta Nina? -cuestionó ansiosa.


-Sí -respondió turbado- ella esta recuperándose.


-¿Qué sucede Marcus? -preguntó Nathan al ver su actitud.


-Asesinaron a Ryan.


-¡Qué! -Amy no pudo evitar su sorpresa- no puede ser, ¿no estará sugiriendo que Nina...? -hizo una pausa, no se atrevió a completar la pregunta.


-No Amy, ella no es sospechosa más bien Alexander.


-¡Oh Dios mío no puede ser! Él esta internado en el hospital.


-¿Quién te dijo eso? -Preguntó Nathan consternado- El detective que esta haciendo las averiguaciones.


-¡No puede ser! No lo creo, todo esto es mi culpa -insistió Amy quien no prestó atención a la conversación y se sentó en una de las sillas de la cafetería apartada de ellos.


-Las cosas son aún más macabras, al parecer Ryan -hizo una pausa y tragó saliva- Ryan, abusó de Nina.


El rostro de Marcus se ensombreció, no pudo disimular la tristeza que lo embriagó. 


-¡Ese maldito hijo de perra! -gritó enfurecido haciendo que todos incluso Amy voltearan a verlo.


-¡Nathan tranquilizate! Es una suposición, le realizaron pruebas estamos en espera de los resultados.Mientras Nina no despierte y nos diga lo que pasó todo serán simples suposiciones. 


-¿Y cómo esta ella, ya la viste?


-Sí,pasé la noche a su lado, ella esta delicada pero el doctor que la operó dijo que sus pronósticos de recuperación son muy buenos.


-¿Puedo verla? -suplicó Nathan.


-Sí, vamos a su cuarto. ¿Amy? -volteó a ver a la joven que estaba sentada en un rincón con los ojos llenos de lágrimas.


-Lo siento, no quiero que me vea así, los alcanzaré más tarde. 


-Amy -se acercó Marcus a ella- nada de esto es tu culpa.


-¡Yo le dije a Alexander en donde podía encontrar a Nina! ¡Yo lo mandé!


-No puedes culparte por las decisiones de otras personas.


Amy lo miró sin decir una palabra, sonrió agradeciendo las palabras sin embargo prefirió quedarse sola y hablar con Alexander.











Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,