Ir al contenido principal

Éramos uno

Mientras los dados giraban en el aire lo observé en silencio. Pensé en que cada quien tenía una vida, en lo lejos que estábamos de realizar nuestro febril sueño de juventud, en las probabilidades que ambos tendríamos de finalmente terminar juntos.

Éramos y no éramos los mismos, teníamos los años encima pero él seguía siendo tan atractivo como la primera vez que lo vi.
Cuando los dado cayeron sobre la mesa se llevó las manos a la boca lleno de sorpresa. No era dinero lo que habíamos apostado, era nuestro presente.
Me miró lleno de entuciasmo y yo volteé hacia la mesa, el destino estaba escrito.

-No quiero dejar las cosas al azar.

-No lo hagas.

-Esto es terriblemente absurdo -dije nerviosa.

-Hicimos una apuesta ¿te echarás para atrás?

-No es eso es que...

-Aún te quiero, a pesar de todos estos años aún siento esa terrible necesidad de despertar a tu lado, de besarte, de hacerte el amor y recargar mi cabeza sobre tu regazo. No se que hubiera hecho si nunca más te volvía a ver.

-Olvidarme.

-Pensar en tí hasta el último día de mi vida.

-Yo nunca dejé de pensar en ti.

-Lo ves, debemos estar juntos, darnos esta oportunidad, ser felices finalmente.

-Bien.


 No teníamos ya nada que perder. Jamás imaginé que llegaría este momento. Su voz hacía vibrar cada fibra de mi cuerpo, su mirada enrojecía mis mejillas y me devolvía el aliento, aún me ponía nerviosa su presencia tanto o más que la primera vez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,