Ir al contenido principal

Gabriel.

-Esto no esta bien, no debí salir contigo esa noche, ni los días siguientes, no debí contestar tus mensajes, ni verte en la comida, no debí pensar en ti los fines de semana.

-Él te dio permiso de todo eso.

-Él estaba ocupado.

-Él nunca te atiende y eso es tan triste, te deja sola, jamás te pone atención, no le interesa con quién hablas o a dónde vas.

-Esta trabajando.

-Yo jamás te haría algo así, te tendría en un pedestal y lo sabes. Necesitas a alguien que te cuide, que te ame, que se ocupe de ti.

-Él me ama, a su manera, tenemos una historia juntos.

-No de la forma en que yo lo hago.

-Tú no me amas, cuando se te pase la locura por mi me dejarás al igual que a toda la mujeres con las que seguramente has andado.

-Solo tú.

-¡Por favor!

-Bueno tal vez son varias pero solo tu me haces sentir enamorado, contigo me casaré.

-Eso es imposible.

-¿Por qué?

-Porque no me voy a divorciar.

-Podría hablar con él, decirle lo que pasó entre nosotros sabes.

-¿Lo harías?

-¿Me crees capaz? Podría hacerlo.

-Si lo haces jamás me tendrás.

-No lo haré pero pudiste haberte topado con un inmaduro que te llamara a cada momento, que no le importara ser discreto, que te metiera en problemas. Apuesto a que no lo habías pensado.

-Fue solo un beso.

-Somos amantes.

-Una vez.

-Varias veces.

-Creo que esto debería terminar.

-Te quiero.

-Renuncié.

-No lo hagas por mi, pronto volveré a Verona, nuestra relación ya no estará prohibida. Tu podrás arreglar tu situacion con tu esposo, después vendrás conmigo  y nos casaremos.

-No lo hice por ti.

-Claro -respondió irónico-. Tengo una hermosa casa, será tuya.

-No te amo -dije y me puse en pie, tomé mi bolsa y lo miré por última vez-. De verdad lamento todo esto.

-Hablas en serio.

-No sabía cómo decírtelo.

-¿A dónde vas?

-Te dije que renuncié, hoy fue mi último día en la empresa.

-Debe ser una broma.

-Sobrevivirás.

-¿Por qué no me dijiste nada?

-Adiós Gabriel.

Gabriel creyó que el habernos besado la noche anterior había sido razón suficiente para que yo dejara todo lo que tenía por él pero no fue así.
Amaba con locura a Evan, esa misma tarde le conté todo lo que pasó, no tenía la seguridad de lo que pasaría entre nosotros después de que lo hiciera pero no iba a seguir a su lado llevando esa mentira a cuestas.






-

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks