Ir al contenido principal

Gabriel.

-Esto no esta bien, no debí salir contigo esa noche, ni los días siguientes, no debí contestar tus mensajes, ni verte en la comida, no debí pensar en ti los fines de semana.

-Él te dio permiso de todo eso.

-Él estaba ocupado.

-Él nunca te atiende y eso es tan triste, te deja sola, jamás te pone atención, no le interesa con quién hablas o a dónde vas.

-Esta trabajando.

-Yo jamás te haría algo así, te tendría en un pedestal y lo sabes. Necesitas a alguien que te cuide, que te ame, que se ocupe de ti.

-Él me ama, a su manera, tenemos una historia juntos.

-No de la forma en que yo lo hago.

-Tú no me amas, cuando se te pase la locura por mi me dejarás al igual que a toda la mujeres con las que seguramente has andado.

-Solo tú.

-¡Por favor!

-Bueno tal vez son varias pero solo tu me haces sentir enamorado, contigo me casaré.

-Eso es imposible.

-¿Por qué?

-Porque no me voy a divorciar.

-Podría hablar con él, decirle lo que pasó entre nosotros sabes.

-¿Lo harías?

-¿Me crees capaz? Podría hacerlo.

-Si lo haces jamás me tendrás.

-No lo haré pero pudiste haberte topado con un inmaduro que te llamara a cada momento, que no le importara ser discreto, que te metiera en problemas. Apuesto a que no lo habías pensado.

-Fue solo un beso.

-Somos amantes.

-Una vez.

-Varias veces.

-Creo que esto debería terminar.

-Te quiero.

-Renuncié.

-No lo hagas por mi, pronto volveré a Verona, nuestra relación ya no estará prohibida. Tu podrás arreglar tu situacion con tu esposo, después vendrás conmigo  y nos casaremos.

-No lo hice por ti.

-Claro -respondió irónico-. Tengo una hermosa casa, será tuya.

-No te amo -dije y me puse en pie, tomé mi bolsa y lo miré por última vez-. De verdad lamento todo esto.

-Hablas en serio.

-No sabía cómo decírtelo.

-¿A dónde vas?

-Te dije que renuncié, hoy fue mi último día en la empresa.

-Debe ser una broma.

-Sobrevivirás.

-¿Por qué no me dijiste nada?

-Adiós Gabriel.

Gabriel creyó que el habernos besado la noche anterior había sido razón suficiente para que yo dejara todo lo que tenía por él pero no fue así.
Amaba con locura a Evan, esa misma tarde le conté todo lo que pasó, no tenía la seguridad de lo que pasaría entre nosotros después de que lo hiciera pero no iba a seguir a su lado llevando esa mentira a cuestas.






-

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su

Regresa a mi...

Les comparto la portada del tercer libro de la serie #predestinados