Ir al contenido principal

Primer amor.

-Sí que es una coincidencia, de uniforme luces más hermosa que la noche en que tropezamos en la puerta del Hotel Real.

Irina volteo a ver al joven que le hablaba, su voz le pareció familiar. Era imposible olvidar un rostro tan perfecto como ese.

-¿Más? -dijo esbozando una pequeña mueca de satisfacción ante el cortejo.

-Así es, sin tanto maquillaje con el cabello menos dramático y... -la observó de pies a cabeza–. Menos alta, comenzaba a preocuparme. Por cierto, ¿cómo sigue tu tobillo?

-¿Mi tobillo?- dijo extrañada por la pregunta-. Sí, ¿recuerdas la esta? ¿Caíste en mis brazos?

 Irina se sonrojó al recordarlo.

-¡Oh, cierto! bien, gracias.


-Bueno y qué haces por aquí, ¿te puedo ayudar en algo?

-Estoy buscando la facultad de ingeniería- dijo consiente de que él no le quitaba la vista de encima y disimulando las ganas que tenía de verlo a los ojos.

-Te puedo llevar si quieres, ¿vienes a inscribirte?

-Busco a alguien.

-Vamos te llevaré. Por cierto ya han sido dos veces las que nos vemos y aún no me has dicho tu nombre.

Irina pensó por un segundo que sería divertido decirle otro nombre sin embargo no le pareció bien engañarlo, después de todo la estaba ayudando.


-Me llamo Irina.

Al llegar a la facultad Irina se sorprendió con la magnitud del lugar. No se trataba simplemente de un edi cio, era una mini ciudad dentro de una mini ciudad. Tenía su propia sala de cómputo, cafetería, laboratorios, estacionamiento y un pequeño parque. Joshep podría estar en cualquier lado, era más que imposible encontrarlo.

-Como verás será difícil encontrar a la persona que buscas.

-Sí, ya me di cuenta que esta universidad es más grande de lo que pensé -dijo con tristeza.

Levantó la mirada rápidamente y sonrió jando sus ojos en el joven que estaba parado a su lado. Por un momento sus brillantes ojos azules la distrajeron de su propósito, el aire que soplaba en la mañana movía un pequeño mechón que caía sobre su frente. Con un movimiento preciso, lo colocó en su lugar igual que la otra noche. Se veía mayor que Joshep, se sonrojó ante los pensamientos que la invadieron. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks