Ir al contenido principal

Primer amor.

El sonido del timbre despertó a Irina. Volteo a ver su reloj digital, las siete en punto. Se puso una sudadera y bajó las escaleras mientras el timbre no dejaba de sonar. Se amarró el cabello antes de abrir la puerta.

-Necesitamos hablar Irina.

Joshep aprovechó la sorpresa de Irina para entrar y cerrar la puerta. Irina lo observó con la boca abierta, no sabía que decir, la había tomado por sorpresa, era muy temprano como para que la visitara.

-¿Quieres algo de tomar?

Joshep se extrañó ante el ofrecimiento y sonrió.

-Nada, ven siéntate conmigo -la tomó de la mano y la llevó al sillón-. Te amo tanto, cada día te amo más que el anterior. Sé que no debí desaparecerme así nada más pero tenía que hablar con mi madre respecto a... ya sabes, mi padre.

-¿Y bien, qué fue lo que te dijo? Me asustas Joshep, ¿de qué se trata?

-Mi padre no es un asesino.

-¡Qué bueno Joshep! ¡Es una noticia maravillosa!


-Irina

Se emocionó abrazándolo, Joshep la sostuvo de las manos y volvió a sentarla. 

–Sí está en la cárcel, pero acusado injustamente.

-¿Quién pudo hacer algo así?

-Tu padre...


Irina sacó los ojos, estaba totalmente sorprendida.


-¿Por qué? ¿Cómo? Me habías dicho que estaba acusado de asesinato imprudencial. ¿Qué tiene que ver mi padre en esto? Joshep no entiendo, ¿Cómo conoció a tu padre?

La respiración de Joshep se agitó, tuvo que sentarse en la orilla del sillón para poder continuar.

-Mi padre ayudó a tu mamá a escapar de tu papá. Jack la estaba sofocando, la trataba mal y un día se hartó, como tú. Ella le pidió ayuda para escapar de su casa, contigo. Tus pesadillas son recuerdos de lo que pasó.

Los ojos de Irina se llenaron de lágrimas, tenía tantas dudas, tantos reproches para con su padre.
Joshep entendía perfectamente lo que Irina sentía. No hace mucho había experimentado la misma sensación, ambos eran víctimas de la misma mentira.

-La noche que huyeron llovía, tu papá los comenzó a perseguir en la carretera hasta hacerlos perder el control y -Joshep hizo una pausa cuando Irina comenzó a sollozar–. Lo siento, no quería remover tus sentimientos.


-Me habías dicho que tu padre huyó con una mujer... con su amante.

-Eso creí. Eso fue lo que todos creyeron, pero mi padre y tu madre no eran amantes, eran amigos. La relación de mis padres se fue enfriando desde antes, ella no tuvo nada que ver.

-Gracias.

-¿Por qué?

-Por decirme la verdad. Todos estos años he estado buscando respuestas, ahora entiendo porque mi padre no me las daba.

Sorpresivamente para Joshep, Irina contuvo sus sentimientos -la tomó de la mano-. No tengo nada que ofrecerte, soy el hijo de un hombre que fue acusado injustamente de un delito que no cometió. No tengo la posición social que tu padre desearía que tuviera, por ahora estoy estudiando y no tengo dinero para mantenerte.

-No te estoy pidiendo que lo hagas. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su
Estimados lectores una disculpa por no publicar el jueves pasado, tuve un imprevisto que me impidió compartirles un post. Este jueves será publicado el último del año, tomaré una semana pero nos leemos el 4 de enero del 2022. Gracias por el tiempo que se toman al leerme, ¡felices fiestas!