Ir al contenido principal

primer amor

Caminó por el hotel en busca de Jamie o Enrique, pero no los vio. Entonces suposo que habían ido a buscar a Joshep. Se dirigió lo más rápido que pudo a la puerta pero su tobillo falseo cerca de la entrada, cayendo en los brazos de un joven que llegaba al momento que ella intentaba salir.
Él era alto, blanco de cabello ébano y ojos azules, el hombre la distrajo de su objetivo y su cercanía la puso nerviosa.

-¡Lo siento!- Dijo sonrojada al verse entre sus brazos.

-¿Te sientes bien?- dijo con voz varonil mientras la ayudaba a estabilizarse.

-Sí gracias, sólo me torcí el tobillo.

Irina se quedó fría ante la profunda mirada de aquellos ojos que la observaban jamente. Ella bajó la mirada, se sonrojó ante la insistente jación de ese hombre que la ayudó a no caer al suelo. Sus manos eran muy suaves, delgadas y masculinas. Su rostro resplandecía con el smoking que llevaba. Un diminuto mechón se salió de lugar, rápidamente lo acomodó pasándose los dedos por su sedosa cabellera.

La joven murmuró una disculpa y se retiró del lugar ante la sorpresa de él, quien se quedó inmóvil al verla salir del hotel. Caminó ansiosa tambaleándose nuevamente por el estacionamiento buscando a Jamie o a Joshep. Finalmente lo vio sentado en la fuente, solo. Llevaba un pantalón de vestir oscuro, una chamarra de piel y una camisa, pero nada formal como para entrar con ella a la cena. 

-¡Joshep!- gritó y apresuró el paso hasta llegar a él y abrazarlo- ¡Sácame de aquí por favor Josh, te lo suplico ya no aguanto esto!


-No puedo hacer eso Irina, tu padre da esta fiesta en tu honor.

-¿Quién te lo dijo?

-Enrique y Jamie -respondió con frialdad.

-¿Estás molesto?

-¿Debería estarlo? -dijo sin voltear a verla ni corresponderle el abrazo.

-Es la fiesta del club, en realidad no me festejan a mí. Es un pretexto para mi padre. Jamie simplemente se equivocó. 

Joshep cambió su actitud cuando vio que Irina se sentó a su lado triste.

-No importa Irina. Deberías volver a la fiesta, te deben estar buscando -acercó su mano hasta sujetar la de Irina.

-Quiero estar contigo aquí o en donde sea, pero juntos. Llévame lejos de mi padre.

Joshep volteó esbozando una ligera sonrisa, el rostro se le iluminó y la acercó hasta sentarla en sus piernas.

-¿De verdad, es eso lo que quieres?

-Sí, de verdad Josh. Te amo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su
Estimados lectores una disculpa por no publicar el jueves pasado, tuve un imprevisto que me impidió compartirles un post. Este jueves será publicado el último del año, tomaré una semana pero nos leemos el 4 de enero del 2022. Gracias por el tiempo que se toman al leerme, ¡felices fiestas!