Ir al contenido principal

Primer amor.

Joshep e Irina bajaron las escaleras entre carcajadas. Enrique y Jamie los esperaban sentados en la sala.

-¿Durmieron bien? -dijo Jamie sarcástica –. No sé ustedes, pero nosotros nos morimos de hambre, será mejor que vayamos por comida de inmediato.

-Sí tío. No preguntaré qué hacían, pero deberían ser menos constantes -dijo bromeando.

Irina se sonrojó. Joshep la tomó de la mano y le dió un beso en la frente.

-¡Vámonos entonces!-dijo Joshep.

Los cuatro salieron de la casa y subieron al auto rumbo al centro de Bernal.

El contrastante panorama ofrecía una diversidad visual. Por un lado, el arbolado lugar donde habían pasado la noche y por el otro, la árida carretera que conducía a Bernal, un pueblo lleno de ores y variada vegetación.

Los chicos decidieron comer en el mercado donde había una variedad de platillos típicos y frutas frescas, además de que era bastante económico. Durante el desayuno acordaron comprar provisiones por separado. Después de desayunar Irina y Joshep caminaron solos por el pueblo en busca de comida y viendo las artesanías que en el pueblo vendían. 
El aíre que ahí se respiraba era fresco y renovador. Mientras Joshep se distraía viendo unas pinturas, Irina aprovechó para entrar a una tienda. Al entrar, acaparó la atención del encargado, quien se apresuró a cobrar. Su mirada era pesada, llena de lujuria, lo que la hizo sentir incomoda. Quería salir corriendo, era como si una hiena acechara a su presa.

Intentó mantener la calma y se acercó a los refrigeradores, tomó un par de botellas de agua y al cerrar la puerta brincó de susto tirándolas, al ver que el encargado de la tienda estaba a su lado.
Irina no era la clase de joven que pasara desapercibida, incluso sin arreglarse era absolutamente hermosa. Se agachó a recoger apresurada las botellas y el hombre se agacho a ayudarla, por un segundo sintió que se desmayaría. 

-Sabía que te había visto en algún lado, tu rostro no es algo que se olvide con facilidad. Irina Brooks, la joven heredera desaparecida, sabes que te están buscando ¿verdad?, tu padre ofrece una cuantiosa recompensa y yo estoy muy necesitado de dinero, de no ser claro que estés dispuesta a cooperar, eres muy hermosa cualquier hombre se volvería loco de tenerte en su cama. Qué me darías a cambio de mantener el secreto de tu ubicación.

-No sé de qué me habla, aléjese de mí...

-Un rostro como el tuyo no es fácil de olvidar.

El hombre señaló la televisión. Jack Brooks estaba ofreciendo una recompensa por el paradero de Irina, su fotografía estaba en todos los noticieros locales y nacionales.
Irina salió despavorida de la tienda, haciendo caso omiso a los gritos de Joshep, quien al verla correr trató de alcanzarla tomándola del brazo bruscamente para detener su paso.

-¿Irina qué sucedió ahí adentro?

-Tenemos que irnos de aquí Joshep, tengo que irme, me encontrará.

-¿Dime que sucede bonita, qué pasó, por qué estás tan nerviosa?

-Es mi padre... ese hombre de la tienda. Él sabe quién soy. Me están buscando Joshep, mi padre no va a parar hasta que me encuentre. No puedo creer que haya llegado tan lejos, anunciar mi desaparición en la televisión, él quien siempre creyó que los trapos sucios se lavan en casa. Tal vez no debí dejarle esa nota.

-¿Qué nota?- dijo Joshep intrigado.

-Antes de salir de casa le dejé una nota en su escritorio. Creí que no regresaría hasta el domingo.

-¿Qué decía la nota? ¿Qué le dijiste que lo hizo reaccionar de esa manera?

-Le dije que no me volvería a ver nunca más.


- Eso quiere decir que...- Joshep tartamudea al lanzar la pregunta.

-Eso quiere decir que decidí irme de mi casa.

Joshep palideció ante la respuesta de Irina, la sujetó del brazo.

-Será mejor que nos vayamos de aquí Irina. De pronto siento que todos nos observan y me pone nervioso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,