Ir al contenido principal

Primer amor.

Irina
Estaba feliz por irme a España, contaba los días y las horas para poder abordar el avión hasta que te conocí. Desde entonces los días se tornaron grises y sin sentido, ha sido una constante lucha interna. Más allá de la tristeza que embriaga mi ser, siento culpa, culpa por irme y dejarte sola todos estos meses, sé que el oscuro pasado que envuelve a mi familia y la casualidad complicó las cosas al principio, pero ahora que todo está claro te amo más que nunca. ¿Te das cuenta de que compartimos una historia aún antes de conocernos?
A veces me pongo a pensar qué hubiera pasado si la historia se hubiera escrito de otra forma, si nunca hubiera abordado ese metro. No te habría conocido pero me he preguntado si en algún momento la casualidad nos hubiera reunido de toda forma.
Desconozco si fue el destino el que nos cruzó aquella noche, ¿recuerdas lo que hablamos esa tarde en el lago? Como sea no puedo estar más agradecido por traerte a mi vida. Nunca
244
te lo dije, pero aquella noche cuando nuestras miradas se cruzaron, supe que serías alguien importante en mi vida. ¡Qué equivocado estaba! No eres alguien, eres todo, lo más importante en mi vida.
Podrá sonarte tonto o increíble pero algo me dice que este amor que siento por ti ha traspasado las fronteras del tiempo y del espacio. Te amé, te amo ahora, te amaré siempre pase lo que pase y este en donde este.
No estoy feliz de irme, alguna vez lo estuve pero eso fue antes de enamorarme. Ahora las cosas son diferentes. Te necesito más de lo que te imaginas, te extraño y de pronto cada calle que recorro me llena de un recuerdo tuyo, busco tu aroma, busco tu mirada.
Es difícil para mí hacerme a la idea de que estaré lejos de tu lado varios meses, pero me alimenta la idea de buscarte a mi regreso, contaré los días, las horas, los minutos hasta que podamos estar nuevamente juntos, sé que se hará eterno cada segundo que pase sin tus besos, sin el calor de tu cuerpo, sin escuchar tu voz.
Pensaré en ti siempre, incluso si a mi regreso piensas diferente. Te amaré por el resto de mis días y no lo digo como una promesa tonta que se dicen los adolescentes. Lo digo porque sé que jamás amare a nadie como te amo a ti con ésta intensidad, con tanta pasión y entrega.
Te preguntaras entonces por qué si te amo como lo hago me voy. Es difícil de explicar incluso para mí, pero lo hago por nuestro futuro. De ese modo podré ofrecerte mejores cosas, una mejor vida, darte todo a lo que estas acostumbrada. Nada hubiera querido más que poderte abrazar todas estas noches que estaré ausente, no sabes cuanta falta me harás. Nunca más dudaré de que este amor que nos tenemos sea más fuerte que cualquier duda, intriga o descon anza. Jamás me había enamorado de alguien como lo estoy de ti,
245

te amo tanto, tengo tantas cosas que decirte pero no tengo tiempo. En unos minutos abordaré el avión pero antes de irme te entregaré esta carta y te abrazaré y besare hasta dejarte sin aliento.
Me iré de intercambio extrañándote. No me importan las amenazas de tu padre. Lucharé por tu amor a mi regreso. Ten por seguro mi amor que nunca dejaré de amarte ni por un segundo te dejaré de extrañar y que este corazón te pertenecerá siempre.
Joshep. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,