Ir al contenido principal

Primer amor.

Joshep colocó la bolsa en el suelo y sacó un periódico de ella, se lo dio a Irina. No le sorprendía que su fotografía también estuviera en los periódicos, tomó una bocanada de aire antes de hablar.

-Estuve pensando, regresaré contigo a San Miguel y enfrentaré a mí padre.

-Yo estaré contigo.

-No, necesito hablar con él a solas.


Joshep se pasó los dedos por el cabello. Le dio la espalda a Irina por un segundo, estaba pensando qué decir.

-Tengo miedo de cómo pueda reaccionar.

Irina lo miró a los ojos y se limitó a abrazarlo sin decir una palabra más.
No estaba seguro aún de cómo iba a arreglar su situación estudiantil, tenía en puerta el intercambio, su carrera y por el otro la posibilidad de vivir con Irina, la mujer que amaba.
Esa noche decidieron hacer una fogata cerca del lago. Jamie e Irina asaban malvaviscos mientras Enrique y Joshep aprovecharon para hablar.

-Tío menudo problema en el que estoy metido. Jamie se ha enamorado, cosa para complicarle a uno la distracción  -dijo Enrique. Notó que Joshep no decía nada-. Joder y a ti ¿qué te pasa?

-Estuve pensando y quiero pedirle a Irina que se vaya a vivir conmigo, pero no sé cómo decírselo.

-Pues así, como me lo has dicho a mí tío. Claro que queda el pequeño detalle que compartes un piso con este humilde gallego -le dijo Enrique con una guiñada de ojo.

-Bueno, sí, eso también es parte del problema, como arreglar todo. ¿No podría vivir con nosotros? Así ahorraríamos dinero. Se lo diré esta noche. Mañana tenemos que regresar a San Miguel y ella está empeñada en enfrentar a su padre sola, le he dicho que la acompañare pero su respuesta es no.

-Oye tío, pero ¿qué también te la piensas llevar a España? Aún no termina la preparatoria, suponiendo que te la llevéis perdería el año.

-Eso es algo que tengo que pensar claramente Enrique.
 -¿Cómo que pensar tío? ¿Pensar qué?

-En no irme, en posponer mí intercambio o cancelarlo de nitivamente.

-¿Y ella que dice al respecto del viaje?

-Aún no hablo con ella respecto a esto, piensa que me iré unos días, no todo el semestre.

-¡Menudo lío! Dile de una vez tío, no hagas planes absurdos hasta hablar con ella.

Enrique le dio una palmada en la espalda al darse cuenta del cambio de planes de Joshep y regresó a la fogata. Intentó suavizar su relación con Jamie. Irina observó a lo lejos a Joshep, se levantó y se acercó a él, dejando el cuidado de la comida a Jamie y Enrique.

-¿Sucede algo?

-Irina tenemos que hablar. Será mejor que vayamos adentro.- Joshep llevó a Irina a la sala, la sentó y comenzó a dar de vueltas.

-¿Qué sucede?

- Sé que has pasado por muchas cosas en los últimos días, pero hay algo que he querido decirte y no he podido, porque siempre pasa algo que nos interrumpe.

-¿De qué se trata Josh?

-Es sobre mi viaje a España.

-¿Qué hay con eso? Son sólo unos días.


-Irina.- Joshep la sujetó de la mano. –Desde que entre a la universidad comencé a planear irme un semestre a España.

-Joshep yo... creí que eran solo unos días. Un semestre- dijo pensativa.

-Déjame terminar por favor -Irina se quedó callada mientras él continuó hablando-. Todo lo que ha sucedido me ha hecho replantearme estos planes. No quiero alejarme de ti. Estuve pensando en lo que me dijiste de casarnos y bueno, no es una propuesta de matrimonio, pero he pensado que podríamos vivir juntos mientras terminamos de estudiar.

-¡Joshep! -dijo emocionada, pero recordó el viaje y cambió su respuesta-. ¡No! no quiero que te quedes por mí.

-¿De qué estás hablando? nadie me obliga a quedarme, quiero hacerlo.

- Y yo quiero estar contigo pero no a costa de tus sueños y por lo tanto tu felicidad. Tú mismo me has dicho que ya lo tenías planeado, si te detengo me estaré comportando como mi padre y el amor no se trata de posesión, ahora lo entiendo.


-Irina -dijo sorprendido-. Son cuatro meses, te escribiré todos los días.

-Te esperaré -la mirada de Irina no re ejaba lo que sus palabras decían-. Será mejor que regresemos con Enrique y Jamie a comer y nos vayamos a dormir, mañana tenemos que irnos temprano.

Joshep la tomó de la mano acercándola a su cuerpo y la besó apasionadamente como si fuera la última vez. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,