Ir al contenido principal

Alguien diferente

 -Lily yo simplemente te amo -tragó saliva.


-¿Tu crees?


-¡Qué! -dijo con la voz entre cortada-, de qué diablos se trata todo esto. Estamos juntos, no llegamos hasta aquí por simple casualidad, fuimos hechos el uno para el otro, tenemos los mismos gustos y perseguimos las mismas metas, es así como funcionan las cosas.


-Tal vez no somos el uno para el otro.


-Qué intentas decir.


-Que me he dado cuenta de que no quiero hacer las mismas cosas que tu haces, si te he complacido ha sido mi error, la verdad es que estos días he descubierto una nueva versión de mí.


-Eso es absurdo -respondió irónico.


-Por qué, se llama espontaneidad y es una parte fundamental en las relaciones. Yo no soy sumisa ni obediente, no me gusta tomar té por las tardes, no quiero escuchar música clásica por las noches, quiero bailar, salir a divertirme.


-Por qué de pronto quieres hacer esas cosas.


-Porque las personas cambian, lo siento Derek pero me equivoqué y estoy harta de fingir que soy la mujer ideal para ti.


-¿Es por él?, por ese chico Daniel.


-No -respondió frunciendo el ceño.


Lily guardó silencio, encorvó su espalda y se dirigió al closet en busca de algo que ponerse.


-Al menos podrías ser honesta.


-Tienes razón, es absurdo pensar que te podía engañar. Estoy enamorada de Daniel y me ha propuesto irnos lejos de aquí. Nos iremos mañana tan pronto amanezca.


-Por qué me dices todo esto, ¿quieres que te detenga?


-No espero nada de ti.


Él tomó su mano y le dio un beso en el dorso para después encaminarse hacia la puerta y salir de la habitación.


A la mañana siguiente cuando ella despertó se encontró sola en el departamento, él había salido desde temprano llevando sus cosas consigo. Los ojos se le llenaron de lágrimas, pensó que quizás él intentaría detenerla pero no fue así.


Buscó su vestido e hizo una llamada, metió sus cosas en una maleta y salió del edificio para esperar a Daniel.

Antes de que el sol se asomara él apareció, bajó de su auto y la abrazó. Nunca pensó que tomaría una decisión tan extrema como la que estaba a punto de cometer pero no había marcha atrás.

Subió al auto y no volteó atrás, había decidido empezar una nueva vida al lado de aquel hombre que

era completamente diferente a ella.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

El domo parte 2

Nada de lo que había pasado la noche anterior había sucedido realmente. Ese fue el primer pensamiento que Alexa tuvo al despertar. Se sentía mareada, como si no hubiera descansado en toda la noche, una fuerte ráfaga de aire entró por su ventana tirando al suelo el florero que estaba en la mesa. Corrió a cerrar la ventana y se cortó el pie con uno de los vidrios, entonces sujetó su pie y buscó un paño con el cual detener la sangre que brotaba y así poder llegar al baño para limpiar la herida. Abrió la llave del agua caliente de la bañera y se sentó a un lado, al retirar el paño se sorprendió al ver que estaba seco y limpio. El vidrio aún estaba incrustado en su pie pero no había sangre y la herida cerró tan pronto lo sacó. Recordó encantes que nunca había visto su sangre, nunca se había cortado, ni fracturado un hueso, nunca había faltado a la escuela a causa de una enfermedad, no sabía lo que era tomar medicinas. Cerró la llave cuando el baño se llenó de vapor, limpió el espejo con su

Regresa a mi...

Les comparto la portada del tercer libro de la serie #predestinados