Ir al contenido principal

Ha dejado de llover.

Me senté en aquella incómoda silla de madera mientras esperaba a que él apareciera, conté los minutos y parecieron una erternidad hasta que finalmente lo vi entrar al lobby del hotel. 

Cerró su sombrilla y sacudió su gabardina, acomodó su cabello y caminó hasta donde se encontraba la recepcionista.

Al verlo agité mi mano, él se aproximó con aquella sonrisa que abarcaba la mayor parte de su rostro y se sentó a mi lado.

-Lamento la tardanza, llovía a cántaros y el tráfico se detuvo. ¿Llevas mucho tiempo esperándome?

-No mucho.

-¿Quieres que nos quedemos aquí o quieres que vayamos a otro lado?

-Si está lloviendo, qué caso tiene salir. Además tengo que volver a la universidad antes de las 8.

-¿Para qué?

-Mi coordinador programó una asesoría con Henkel.

-Son las 7.

-No es mi culpa.

-Lo sé, lamento haberte hecho esperar tanto. Te propongo algo, te llevaré a la universidad y después iremos a cenar.

-No sé a que hora terminaré. En realidad creo que tenemos el tiempo exacto para hablar, no hay muchas cosas que decir. 

-¿No me darás otra oportunidad?

-No tiene caso, lo mejor será olvidarnos de esto y continuar con nuestras vidas.

Dije y me puse en pie, me coloqué la gabardina y acomodé mi cabello, tomé mi bolsa y él hizo una mueca y sostuvo mi mano.

-Por favor. Cometí muchos errores,  no dejes que esto termine así nada más, tenemos muchas cosas que compartir.

-Es mentira, ya no tenemos nada en común y si eres lo suficientemente inteligente como creo que lo eres soltarás mi mano y me dejarás ir.

-¿Hay alguien más?

-Tal vez.

-Henkel...

-No te lastimes, simplemente olvida que tuvimos algo que ver.

-Jenny...

-Adiós Mike. Buena suerte.

 Me picaba la garganta por aquella terrible frustración al no poder decir lo que pensaba. Hubiera sido mejor no quedarme callada y dejar que las cosas explotaran de una vez por todas pero no, no me atreví y el tiempo pasó, no podía volver atrás.

Mi conciencia pudo más que mi rencor, él me había engañado y yo no tenía el valor de enfrentarlo, me daba pavor que terminara por aceptar las cosas.

Cuando llegué a la universidad Henkel estaba sentado en uno de los sillones de la biblioteca, se puso en pie, cerró el libro que leía y me sonrió.

-Me da gusto verte, creí que no vendrías.

-A penas son las 7 con 3.

-Es que llovía a cántaros.

-A cántaros -musité pensando en Mike, volteé hacia la ventana y lancé un suspiro-. Ha dejado de llover.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks