Ir al contenido principal

Clare.

 Clare entró al estudio en donde se encontraba su madre leyendo unos papeles que había sacado del archivero, tan pronto vio a su hija se puso en pie y la alcanzó muy cerca de la puerta.

-¿Necesitas algo?

-Daniel.

-Qué pasa con él. 

-Creo que deberías hablar seriamente con él, no ha madurado, es un cretino y se porta como si fuera el dueño de la casa, exijo que le aclares que no soy su sirvienta.

-Es el dueño de la finca.

-También yo lo soy.

-Es diferente querida, cuando tu padre muera él será quien legalmente administre todo.

-No tiene ni idea de en donde está parado.

-Estuvo fuera 6 años, necesita acoplarse nuevamente a esta vida.

-¿En serio crees que se quedará aquí?

-Debe hacerlo, es el hombre de la casa.

-Hay mamá, no puedo creer que pienses eso. Daniel se irá tan pronto reciba su parte de la herencia, nosotras no le importamos en absoluto.

-Por favor no digas esas cosas, no tienes fundamentos.

-Es lo que veo. Ya no tengo 12 años, no voy a permitir que tome decisiones por nosotras.

-Creo que estás exagerando.

-Quiere que preparemos una habitación porque invitó a un amigo, justo ahora que papá esta agonizando, acaso no te parece una falta de respeto.

-Me parece nuevamente que estás exagerando. Tiene derecho a traer a quien se le plazca.

-¿Justo ahora?

-Es su casa.

-Pues no pienso atender a su amigo. Tengo que estudiar, tengo cosas que hacer, si quiere traer invitados tendrá que atenderlos él mismo.

-Hablaré con él pero necesito de tu ayuda, yo sola no puedo encargarme de la casa.

-Entonces pídele que retire esa absurda invitación.

-No puedo hacer eso, sabes lo mucho que a tu padre le molestaría que importunáramos a tu hermano.

-Papá no tiene idea de lo que está pasando. 

-¡Clare!

-Lo siento mamá, no cuentes conmigo para esto.

Clare salió furiosa del estudio y subió corriendo las escaleras rumbo a su habitación, antes de llegar encontró a Daniel en el pasillo.

-Mi amigo acaba de llamar, necesito las llaves del auto, iré por él a la estación.

-No tenemos auto.

-Claro que tenemos, lo vi al llegar.

-No tiene gasolina.

-Cómo que no tiene gasolina, por qué.

-Se acabó y no tenemos dinero para esas cosas.

-Si papá se pone enfermo, cómo pretenden trasladarlo al pueblo.

-El doctor vive no muy lejos de aquí, deberías acostumbrarte a caminar -respondió y entró a su habitación.

Clare recién había salido del internado y quería entrar a la universidad, estudiar arte, montar su propia exposición. Su padre tenía otra idea, estaba interesado en casarla con un hombre viejo y rico que los ayudara a salir de los problemas económicos que tenían. Para la joven era absurda su idea, prefería la pobreza antes que entregar su vida a un hombre que no amaba.

Clare no estaba dispuesta a que mangonearan su vida de ese modo. Casarse no estaba en sus planes, mucho menos con un hombre a quien no conocía pero cuyas referencias había escuchado por ahí.




 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks