Ir al contenido principal

Lejos de aquí.

 Cuando abrió los ojos todo en su vida era diferente.  Apenas podía reconocer su rostro en el espejo, le dolía incluso el movimiento de sus ojos.

Bastaron un par de minutos antes de que una intensa sensación de vacío fuera subiendo desde su estómago hasta su garganta, su vista se nubló y perdió el equilibrio.

Entonces se recostó, el aire nunca faltó pero todo le dio vueltas, escuchaba entre eco las voces de las enfermeras y su piel palideció.

Los oídos empezaron a zumbarle y se dio cuenta de que  ya no estaba aquí, parecía como si su alma intentara despegarse de su cuerpo.

"Estoy aquí y ahora" pensó mientras trataba de  recuperar el control sobre su cuerpo. Sus manos y pies empezaron a temblar, un intenso frío la invadió.

"Estoy aquí y ahora" volvió a repetir y poco a poco las voces de las enfermeras fueron más claras y la vista dejó de nublarse.

"Estoy aquí y ahora" repitió una última vez.

-Necesita calmarse, voy a administrarle un calmante. Fue la impresión, no esperaba verse así.

Movió la cabeza, ni siquiera podía hablar y no tenía fuerzas para intentar mover los labios, le dolía la cara.

Pensó entonces en un lugar feliz y de inmediato se transportó lejos de la cama de hospital.

Se sentó a la orilla de la playa muy cerca del mar, sintió la espesa bruma  acercarse a los dedos de sus pies y la tibia brisa sobre su rostro. 

En aquel lugar en el que se encontraba sonrió, sintió la libertad, se sintió feliz y no como una prisionera.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks