Ir al contenido principal

No deja de llover.

La tarde del domingo 3 de septiembre lloví a cántaros en la gran ciudad.

Helena y yo estábamos sentadas al rededor de una pequeña mesita de madera sobre la cual se encontraba una tetera y dos tazas de té. La ventana estaba abierta y la corriente de aire arrastraba las gotas de lluvia al interior de la sala.

Ella estaba ocupada en su costura mientras que yo me inclinaba con la mecedora. No podía ni tenía el más mínimo interés en tocar mi costura, estaba más interesada en pensar a qué hora el reloj marcaría las 6 de la tarde.

Él había quedado de ir a casa a esa hora. Por un lado, la idea de que mi hermana lo conociera me ponía nerviosa y por el otro me sobresaltaba la idea de que lo nuestro no funcionara.

El cielo se estrió y Helena se paró de la silla y corrió a cerrar la ventana. Las luces se apagaron y entonces corrí por el quinqué.

Mientras lo encendía el timbre de la puerta sonó un par de veces, mi corazón dio un vuelco, coloqué el quinqué sobre la mesa, alisé mi faldón y caminé hacia la puerta. Entre tanto lo hacía Helena de un saltó llegó antes que yo a la puerta.

Tras abrir esbozó una extraña sonrisa que fue completamente correspondida por él.

Era una terrible coincidencia que aquel hombre al que conocí en el baile estuviera de pie junto a la puerta de la sala de estar de la casa de Helena, sonriendo, como si fuese ella la mujer que esperaba ver.

Él no dejaba de mirarme, me puso nerviosa. Helena volteó como fiera a verme,  estaba segura de que había ido por ella. No podía arriesgarme a que lo corriera, de modo que los tres nos sentamos en la sala a tomar té y fingí no conocerlo.

Luego de un par de horas de extensa conversación, no dejaba de llover, él agitó su cabeza y un par de gotas de agua cayeron sobre sus hombros. 

Observó abrumado su reloj y se puso en pie. Helena y yo hicimos lo mismo, se despidió de nosotras y caminó hacia la puerta, yo me detuve junto a ella. Él sonrió y antes de marcharse se acercó para despedirse y discretamente me susurró algo al oído.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,