Ir al contenido principal

un breve relato

 Lou cerró la puerta del departamento, bajó las escaleras y salió del edificio. Aquella mañana hacía frío, encogió sus hombros y metió sus manos dentro de su chamarra. La piel de su rostro se ruborizó y mientras caminaba rumbo al metro empezó a soplar una gélida ventisca.

Tan pronto como llegó a los torniquetes del metro se detuvo, pensó en regresar al departamento de James, al menos despedirse de él.

Su corazón se estrujó pensando en cuál sería su reacción tan pronto despertara y no la viera ahí. Necesitaba volver.

Salió del metro y apresuró su paso. Una calle antes de llegar al edificio vio a James parado frente a la ventana. 

Pensó que tal vez era tarde para volver, aún así decidió entrar al edificio y tocar la puerta.

Cuando James abrió la puerta la observó nervioso y poco a poco entendió lo que pasaba. Lou había vuelto, no se había ido sin despedir como en un principio creyó, de verdad le importaba lo que había pasado entre ambos la noche anterior. 

Sin decir más palabras la jaló de la mano y la metió al departamento, la abrazó y le dio un profundo beso en los labios que le robó el aliento.

Apenas podía respirar, se tambaleó cuando la soltó y tuvieron que pasar unos segundos antes de que pudiera articular una palabra.

Eso ya no importaba, ambos se amaban y estaban juntos a pesar de las intrigas de quienes los querían ver separados.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,