Ir al contenido principal

A tu lado. Cap 7 parte 2

 Él se acercó sutilmente a sus labios y le dio un profundo y tierno beso, después prosiguió.


-No puedo huir de mis responsabilidades toda la vida.Tarde o temprano tenía que sentar cabeza y comenzar a actuar con madurez -la tomó de la mano y se acercó a ella hasta estremecerla.Ni siquiera en el club la había puesto tan nerviosa como en ese preciso momento-. Fui un estúpido al dejarte ir.Cuando te busqué y no contestaste creí que te había perdido, la simple idea me destrozó Nina -hizo una pausa- Lo que trato de decir es que estoy dispuesto a cambiar todo por ti, te amo tanto -susurró acercando su frente a la suya.


Nina sonrió al escuchar lo que él le decía, lo abrazó y le dio un tierno beso que le robó el aliento.


-No quiero empezar con mentiras u omisiones. Ryan fue a buscarme a la revista, quería hablar conmigo y  arreglar las cosas.


-¿Y qué pasó, lo disculpaste?


-Quedé de llamarlo para ir por mis cosas a su departamento mañana.


-Si quieres puedo ir contigo. 


-No creo que sea buena idea después de lo que pasó en Praga, ya pasaron 2 semanas.No quiero provocarlo, apareció con una oferta de paz y es mejor que las cosas continúen así al menos hasta que corte de tajo mi relación con él.


-¿Por qué tardaste tanto en regresar?


-Cuando te fuiste Tyler me llevó a su casa y al día siguiente Hayden llegó, peleamos y ella cayó por las escaleras. ¡Ella y el bebé están bien! Pero todos creyeron que yo la había empujado así que mi madre me quitó mi pasaporte, mi teléfono y no me dejó salir de la casa,me trataron como si fuera una niñita.Mi papá tuvo que ir por mi a Praga.


-Si que la pasaste mal entonces.


-Sí, fue una semana larga. Spencer amenazó con demandarme si algo le pasaba a su hijita o al bebé. Al final mi hermana consiguió lo que quería porque Jeremy regresó con ella.


-No se qué decirte.


-No digas nada, eso ya pasó -dijo haciendo una mueca en el rostro- y no quiero recordarlo.


-Bueno mi familia no se queda atrás.Mi papá no ha dejado de lanzar indirectas a mi hermana y a mi.Se alivianó un poco cuando se enteró que Will era el padre de Carly pero no esta feliz con su boda y mucho menos con que yo me haga cargo de la siderurgia.


-Ambos tenemos familias complicadas.


-¿Irás conmigo a la boda? -Nina sonrió nerviosa- ¡Por favor! -Suplicó y esbozó una hermosa sonrisa que terminó por decidirla.


-De acuerdo.


Los meseros empezaron a recoger las sillas y a apagar las luces.


-Será mejor que nos vayamos -dijo Alexander.


Salieron del restaurante y caminaron tomados de las mano hasta llegar al lugar donde él había dejado su auto, antes de salir la recargó sobre la puerta y sujetó su cuello con firmeza mientras la besaba apasionado.

Subieron al auto cuando una patrulla tocó su sirena. Alexander condujo trazando el rumbo que Nina le había indicado.


-Ven conmigo Nina, quiero pasar la noche a tu lado, hacerte el amor, besarte.


Su comentario la estremeció haciendo latir acelerado su corazón.Movió acelerada su cabeza y prosiguió.


-Mañana tengo que cubrir  un evento, "Emmet" dará un concierto y después una rueda de prensa en el Regent. Debo estar ahí a las 9.


-Yo también tengo cosas que hacer, veré al abogado de mi abuelo, formalizaremos la transición de poder así que eso no es pretexto.


-Mi padre no sabe que salí, no puedo simplemente desaparecer del departamento.


-De acuerdo entonces te veré para comer.


-Iré al departamento de Ryan.


-¿Qué me dices de la noche?


-Te puedo ver después de las 10.


-¿Por qué?


-Nathan me pidió que lo acompañe a una exposición de arte conceptual.


-De acuerdo,anticiparé mi solicitud para que me acompañes a San Diego.


-¿Cómo es eso?


-Tengo que ir a un congreso el fin de semana, acudo en representación de mi abuelo pero no quiero ir solo, quiero que vengas conmigo, te aseguro que nos divertiremos.


-No lo dudo pero tengo una agenda llena.


-No quiero pasar el fin de semana sin ti y no puedo regresar, las conferencias  están alternadas.


-Veré que puedo hacer.


Alexander se detuvo frente al edificio, apagó el auto y antes de que ella abriera la puerta la detuvo.


-¡Espera! -dijo y bajó rodeando el auto para abrirle la puerta.


-Prométeme que lo pensarás -dijo ayudándola a bajar.


-Intentaré reorganizar mi agenda -esbozó una sonrisa y ambos entraron  al edificio.


Nina abrió la puerta y se quedó parada un par de minutos, Alexander la observó atentó recargado en la pared.


-Gracias por traerme.


-¿Nina? -Preguntó Marcus y apareció al final del pasillo sin que ella se percatara.


-En seguida voy -gritó respondiéndole a Marcus- es mi padre -le dijo a Alexander-,tengo que irme.


Antes de que ella pudiera cerrar la puerta él los tomó por sorpresa y  se presentó.


-¿No crees que es un poco tarde para tener visitas? -dijo desconcertado y  lanzando una mirada de desagrado contra el hombre que estaba parado frente a su puerta.


-¡Oh no! él no viene a visitarme -añadió nerviosa-. No podía dormir así que salí a tomar un café, nos encontramos por casualidad.


-¿Y no me vas a presentar? -insistió lanzando una mirada hacia Alexander.


-¡Lo siento papá! Él es -hizo una pausa nerviosa y se sonrojó.


-Alexander West -interrumpió y extendió la mano- un placer conocerlo señor Morgan.


-Marcus, Marcus Morgan -hizo una pausa pensativo- ¿West?  -preguntó tratando de relacionar su apellido.


-Nos conocimos en Praga papá.


-¡Oh claro! Nina me habló de tí -lo observó insistente-  disculpa que te vea así, es que tu rostro me es familiar.


-Papá ya te dije que nos conocimos en Praga, él vive allá.


-¿Cómo dices que se llama tu padre?


-Kenneth West señor, no me gusta alardear pero es dueño de la cadena hotelera West Inn


-¡West Inn eh! -sonrió satisfecho- ¡Sabía que tu rostro me era familiar! Eres idéntico a tu padre.Alguna vez hablé con él, un tipo agradable, siempre sabe lo que quiere. De nuevo ¿qué hacías en Praga?


-¡Papá,no empieces a interrogarlo, mamá ya hizo eso y fue bastante bochornoso! -interrumpió avergonzada.


-Lo lamento -dijo al percatarse que su hija tenía razón- no suelo ser así es que todo este ritual de presentaciones  es nuevo para mi.Pero que descortesía la mía, no te ofrecí que pasaras.


-Creí que habías dicho que era muy tarde para visitas -susurró Nina.


-Me interesa conocer a los amigos de mi hija.


-Es que Alex ya se iba -respondió nerviosa.


-Agradezco su invitación señor pero Nina tiene razón -interrumpió-, tengo que irme, quizá en otra ocasión.


-Cuando gustes. Bien,los dejo para que se despidan yo me iré a dormir. Nina después hablamos.


Nina se sonrojó y evitó hacer contacto visual con Alexander.


-Lo siento. Debes creer que toda mi familia es igual de obsesiva, él suele ser más relajado no se por qué se comportó de esa forma.


-Le interesa saber con quien te relacionas.


-¿Por qué lo crees así?


-Mi papá era igual de celoso con Eve hasta que se fue a Praga. Pasaré por tí a las 10.


-Sí -sonrió.


Alexander le dio un beso en la frente y se marchó, Nina se quedó parada en la puerta hasta que él desapareció.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Regresa a mí...

Leyó la última frase de la carta en repetidas ocasiones. Le mortificó la idea de pensar que él se había marchado para siempre. Scott tocó la puerta, entró cuando ella no respondió a su llamado. La miró fijamente sin decir una palabra. Supo que su amor no era correspondido. El recuerdo de aquel antiguo novio era más fuerte de lo que creyó.

Nuevo libro, Nueva edición

Les cuento que el libro está ya disponible en varias plataformas para su venta y con una nueva edición. Amazon Itunes Kobo Scribd Page Foundry Oysterbooks

Alguien a quien solía conocer.

Corría el sábado 4 de diciembre de 1999, eran poco más de las tres de la tarde y el sol brillaba en todo su esplendor. La tarde era estática, el aire no soplaba y no había ruido en las calles. El timbre de la puerta sonó y mi corazón palpitó lleno de emoción y nervios. A pesar de que habíamos estado hablando por teléfono desde hacía ya cuatro meses nunca nos habíamos visto en persona. Esa sería la primera vez. Cuando bajé las escaleras me postré frente a la puerta, tenía la opción de no abrir y perder la oportunidad de conocerlo, sin embargo abrí mi mundo a un sin fin de posibilidades.  Él estaba parado con un ramo de flores y una caja de chocolates, sonrió y me abrazó al conocerme, entonces mis ojos brillaron y correspondí a sus atenciones con una sonrisa y un abrazo. No era feo, no era guapo pero había algo en su mirada que me capturó por completo. Teníamos muchas cosas en común, eramos más que amigos, nos conocíamos a fondo a pesar del abismo que nos separaba, éramos almas gemelas,